Saltar al contenido
Acaba con las Infecciones del Tracto Urinario Sin Necesidad de Antibióticos o Jugo de Arándano

Acaba con las Infecciones del Tracto Urinario Sin Necesidad de Antibióticos o Jugo de Arándano

  • Las infecciones urinarias afectan a más de la mitad de las mujeres a lo largo de toda su vida y son responsables de ocho millones de visitas al médico al año. Las mujeres son más propensas a las infecciones urinarias que los hombres, en parte debido a que sus uretras son más cortas.

  • Se dice que tomar jugo de arándano puede servir para reforzar la salud del tracto urinario, sin embargo, los estudios no mencionan que los jugos de arándano están cargados con fructosa, lo cual causa un desequilibrio en su flora intestinal. En cambio se ha descubierto que, la D-Manosa, el ingrediente activo en el jugo de arándano promueve la salud urinaria pero sin ningún tipo de efecto secundario.

  • Más del 90 por ciento de los casos de Infecciones en el Tracto Urinario (ITUs) son causados por la bacteria E.coli.


El efecto de las proantocianidinas del arándano (PACs) depende de la dosis. Mientras más alta sea la dosis, más efectivo será para mantener una buena salud urinaria.

Un nuevo estudio respalda la teoría de que son necesarios al menos 36 miligramos de proantocianidinas (PACs) para reducir la adhesión de la bacteria E.coli a las paredes del tracto urinario. Se ha probado que las dosis bajas son menos efectivas.

Sin embargo, de acuerdo con NutraIngredients:

“Por otra parte, una dosis alta de 72 mg fue aún más efectiva en la protección contra la adhesión de bacterias en el tracto urinario, de acuerdo con los resultados publicados en la revista de libre acceso BMC Infectious Diseases.”

Tomar jugo de arándano puede ayudar a reforzar la salud del tracto urinario. Los estudios sí demuestran que el jugo de arándano puede ayudar a promover una flora saludable.


Sin embargo, lo que muchos estudios no mencionan es que la mayoría de los jugos de arándano están cargados con fructosa, un monosacárido (azúcar simple) que puede causar problemas de salud.

 

¡La Alegría de los Lunamieleros!

Pero se ha hecho un gran descubrimiento de la conexión entre el jugo de arándano y el tracto urinario. El ingrediente activo del jugo de arándano, responsable de sus beneficios al sistema urinario ha sido identificado y aislado- y se trata de la D-manosa.

La D-manosa puede derivarse de las bayas, duraznos, manzanas y algunas otras plantas. La D-manosa pura es de 10-50 veces más fuerte que el arándano, no es tóxica y es completamente segura, NO tiene efectos secundarios.

¿Por qué tomar un jugo de arándano azucarado si en lugar de eso puede consumir el ingrediente activo, pero sin ninguna consecuencia metabólica dañina?

¡La D-manosa puede ayudar a curar más del 90 por ciento de todas las Infecciones del Tracto Urinario (ITUs) en un plazo de 1 a 2 días!

La enfermedad eufemísticamente llamada “Cistitis de la Luna de Miel” actualmente puede prevenirse, sin la necesidad de abstinencia.

 

D-Manosa: Un Ejemplo de un Azúcar Saludable

La D-Manosa no es un medicamento. Es un azúcar natural, estrechamente relacionado con la glucosa que incluso es producida en su cuerpo. Y lo más importante es que NO produce las tensiones metabólicas que son producidas por la fructosa, esto debido a que es más parecida a la glucosa, para la que están diseñadas todas las células de su cuerpo.

El cuerpo absorbe D-manosa de forma mucho más lenta que la glucosa y la D-manosa no se convierte en glucógeno, ni se almacena en el hígado. Sólo se metabolizan cantidades muy pequeñas de D-manosa, por lo que no interfiere con la regulación de azúcar en la sangre.

La mayor parte de D-manosa es filtrada a través de los riñones y es enviada a su vejiga, en donde es eliminada rápidamente por medio de la orina.

La D-manosa ayuda a promover la flora intestinal, ya que no afecta a las bacterias benéficas. No mata ninguna bacteria, sólo hace que sean incapaces de mantenerse en el tracto urinario.

Cuando toma antibióticos para tratar las infecciones del tracto urinario (ITU), las bacterias buenas mueren junto con las malas, razón por la que desarrolla otras infecciones por hongos y problemas digestivos.

Pero, ¿cómo es posible que un azúcar natural pueda combatir las infecciones urinarias?

La respuesta está en cómo se adhieren las bacterias a la parte interior de su vejiga.

 

Una Situación Pegajosa para Controlar las Infecciones Urinarias

Más del 90 por ciento de todas las infecciones urinarias son causadas por la bacteria Escheriachia coli (E.coli), que normalmente se encuentra en su tracto intestinal. Los problemas sólo surgen cuando esta bacteria ordinaria se presenta en grandes cantidades en lugares en los que no debería estar como su sistema urinario.

Cabe señalar que este NO es el mismo E.coli relacionado con los brotes mortales en el procesamiento de alimentos insalubres (que es una variedad mutante) que probablemente es creada por el uso excesivo de antibióticos en nuestro país. Este E.coli por lo general forma parte de su flora intestinal y muchas veces es transferido accidentalmente a la vejiga por falta de una buena higiene.

Cuando el E.coli normal llega al tracto urinario y se multiplica, se experimentan signos y síntomas típicos de una infección urinaria, como:

  • Ardor al orinar
  • Muchas ganas de orinar
  • Dolor abdominal bajo
  • Sangre en la orina (algunas veces, no siempre)
  • Orina turbia

Podrías estar preguntándote, si las bacterias están en la orina, entonces ¿por qué el cuerpo no simplemente las elimina a la hora de orinar?

Resulta, que las paredes celulares de cada E.coli están cubiertas con diminutas proyecciones digitiformes llamadas fimbrias que les permite “pegarse” a las paredes internas de la vejiga e incluso hacer su camino hacia el uréter y riñones. Debido a que se pegan a los órganos urinarios, simplemente no pueden ser eliminados.

Estas pequeñas proyecciones parecidas a un dedo están hechas de un complejo de aminoácido-azúcar, una glicoproteína llamada lectina, que lo hace pegajoso.

La lectina en la fimbria de la bacteria se une a la manosa, que es producido por las células y cubre el revestimiento interior de los órganos urinarios. La manosa permite que la bacteria se adhiera a uno como velcro.

Lenard y Weight describen lo que pasa cuando toma D-manosa:

“Ahora imagine lo que le pasaría al E.coli en el tracto urinario si esas pequeñas y dulces moléculas de manosa que tanto anhelan estuvieran presentes, no sólo en la superficie de las células epiteliales, sino también rodeándolas en la orina. La E.coli no puede andar por ahí flotando en la orina sin chocar con la D-manosa.

Incapaz de resistirse a la sabrosa carnada, de repente se encuentran nadando dentro de ella, se adhieren a las moléculas de manosa más cercanas y navegan felizmente en ese atardecer de porcelana. Las pocas E.coli aferradas a las moléculas de manosa en las células se vuelven una presa fácil para los glóbulos blancos y otros agentes del sistema inmunológico.”

 

Investigaciones Respaldan el Valor Terapéutico de la D-Manosa

Lo médicos que emplean terapias naturales han estado utilizando la D-manosa desde mediados de la década de los 80's con gran éxito. En la actualidad, los estudios de laboratorio han confirmado lo que éstos médicos y pacientes han sabido desde hace muchos años:

Consideremos los siguientes tres estudios:

  • A las ratas cuyos tractos urinarios fueron inoculados con E.coli mostraron tener niveles más bajos de bacteria en la orina cuando se les dio D-manosa en comparación con las ratas inoculadas a las que no se les dio D-manosa.

  • Las ratas infectadas con E.coli que se les dio una sustancia parecida a la manosa mostraron una reducción del 90 por ciento en la adhesión de bacterias en sus tractos urinarios.

  • Las investigaciones en seres humanos demuestran que ingerir D-manosa aumenta significativamente los niveles de manosa en la sangre, lo que es necesario para aumentar los niveles de manosa urinarios.

También Puedes Probar Estos Remedios para la ITU

Con las raíces se pueden hacer muchos remedios caseros que podrían ser efectivos contra las infecciones del tracto urinario. Descubre si uno de estos podría funcionarte:

  • Beber mucha agua pura y filtrada todos los días. Esto puede ayudar a eliminar las bacterias y, lo más importante, en realidad ayuda a sacar los desechos a través de la orina.

  • Orina cuando sientas la necesidad. No aguantes las ganas. Aguantarse las ganas de orinar puede aumentar la posibilidad de que las bacterias que causan infecciones se desarrollan y se multiplican en el tracto urinario.

  • Beber agua de perejil. El perejil actúa como un diurético que incrementa su micción, lo que permite que las bacterias sean excretadas del tracto urinario. Puede utilizar ya sea perejil fresco (1 taza) o seco (dos cucharadas).

  • Poner agua a hervir y agregar el perejil fresco. Bajar el fuego y dejar hervir a fuego lento durante seis a 10 minutos, hasta que se genere una infusión. Cuando esté listo, sacar las hojas y beber la mezcla caliente o fría.

Si tienes perejil seco, pónlo en una taza con agua caliente, tápala y déjala remojar durante ocho minutos. Cuela y bebe.

 

  • Prueba el bicarbonato de sodio. Su naturaleza alcalina puede ayudar a neutralizar o disminuir la acidez de la orina, y puede ayudar a aliviar la incómoda sensación de ardor. Esto es lo que debes hacer.

Mezcla una cucharadita de bicarbonato de sodio en ocho onzas de agua filtrada y disuelvela bien. Bebe toda la mezcla. Debes hacer esto a primera hora de la mañana por lo menos durante una semana.

 

  • Haz una mezcla de crema de tártara y limón. La crema de tártara puede ayudar a cambiar el pH de la orina, para que las bacterias no puedan sobrevivir. Mientras tanto, el limón puede darle un toque adicional de vitamina C. Sigue estos pasos:
  1. Mezcla 1 1/2 cucharaditas de crema de tártara en una taza de agua tibia.
  2. Agregua el jugo de limón o lima y bebe una o dos veces al día.

  • Comer rábano picante. Este vegetal picante contiene un compuesto natural llamado isotiocianato de alilo (AITC), que tiene potentes efectos antimicrobianos y aniquila rápidamente a las bacterias. A continuación, explicamos cómo utilizar el rábano picante para la ITU:
  1. Compra rábano picante fresco y rállalo, por lo menos la mitad de una cucharadita y cómalo.
  2. Después, toma agua o leche para ayudar a detener el sabor picante del vegetal.
  3. Haz esto tres veces al día y cancela en caso de experimentar malestar estomacal.

  • Masticar las semillas de apio. Estas semillas funcionan como un diurético, similar al perejil, e incrementan la producción de orina. Masticar  una o dos veces al día, como una comida después de la comida.

 

Los Antibióticos Deberían Ser Tu Última Opción

¿Por qué se debe evitar el uso de antibióticos para tratar las ITUs siempre que sea posible?

Existen muchas buenas razones para esto:

  1. Los antibióticos son utilizados en exceso por los seres humanos y mascotas, así como en el ganado y este uso excesivo ha creado súper-insectos resistentes a los antibióticos como el MRSA y la tuberculosis resistente a los antibióticos.
  2. Los antibióticos matan las baterías buenas, junto con las malas, como se mencionó anteriormente, causando infecciones por hongos, diarrea y otros problemas digestivos.
  3. Muchos antibióticos tienen efectos secundarios terribles y pueden causar reacciones alérgicas peligrosas.
  4. El tratamiento a base de antibióticos no mata con éxito todas las bacterias que causan la infección y de hecho podría estimular a muchas otras bacterias para persistir en un estado de reposo.
  5. El uso innecesario de antibióticos en niños evita que desarrollen sus propias defensas naturales a medida que madura su sistema inmunológico.
  6. Por lo general, los médicos prescriben antibióticos nuevos y muy caros para el tratamiento de las ITUs en lugar del “antiguo estándar de oro” que le ahorran mucho al bolsillo.

La mayoría de las infecciones urinarias pueden curarse cuando aparecen los síntomas, o bien pueden prevenirse por medio de las medidas naturales descritas en este artículo.

De vez en cuando, a pesar de las medidas preventivas, se puede desarrollar una infección renal. Si sospechas que padeces una infección renal, especialmente si tienes fiebre, podría ser necesario visitar al médico y empelar un antibiótico para que la infección no se propague hasta el riñón y causar problemas más graves.

 

Cómo Reconocer una Infección Renal

Las infecciones urinarias pueden afectar cualquier parte del tracto urinario, pero lo más común es que afecte la parte inferior, específicamente, la vejiga (cistitis) y uretra (uretritis). De vez en cuando, una ITU puede llegar hasta los riñones (nefritis o pielonefritis), que es una infección más grave y requiere de una visita al médico.

Las infecciones renales pueden causar daño renal permanente e insuficiencia renal si no se trata rápidamente, o bien puede extenderse hasta el torrente sanguíneo.

Además de los síntomas clásicos de las ITUs enlistados anteriormente, los síntomas de las infecciones renales pueden incluir:

  • Fiebre
  • Dolor de espalda, ingle o al costado
  • Dolor abdominal

Si se utilizan antibióticos, es importante tomar probióticos de alta calidad y de alta potencia para remplazar las bacterias benéficas que matan los antibióticos. Es recomendable tomar probióticos al mismo tiempo que tomar antibióticos. Por ejemplo, si tomas antibióticos a las 8 a.m. y a las 8 p.m., toma los probióticos a las 2 p.m. para minimizar los efectos producidos por los antibióticos.

 

Pasos para Promover un Tracto Urinario Saludable

Como mujer, existen algunas medidas de higiene específicas que puedes seguir para mantener un tracto urinario saludable:

  • Limpiar de adelante hacia atrás para evitar que las bacterias entre en la uretra.
  • Báñarse en regaderas en lugar de en tinas y evitar el uso de tinas o jacuzzis calientes.
  • Evitar el uso de aerosoles para higiene femenina, que pueden irritar la uretra.
  • Utilizar sólo papel higiénico blanco sin perfume para evitar las posibles reacciones a los colorantes o mejor aún utilizar un bidé.

Además, una alimentación saludable es clave para reforzar la salud del tracto urinario.

Las investigaciones demuestran que el consumo frecuente de productos que contienen bacterias probióticas puede promover la buena salud del tracto urinario; los alimentos fermentados como el kéfir, chucrut y otros vegetales fermentados son excelentes para la salud en general, incluyendo la del sistema urinario.

Artículo original aquí

Artículo previo D-Manosa – más poderoso que el arándano
Artículo siguiente Beneficios de la Remolacha o Betabel