Carrito

Cerrar

Envio gratis a partir de $599 de compra.

¿Los suplementos de colágeno realmente te harán más saludable?

Publicado el 30 octubre 2018

El colágeno es uno de los ingredientes más activos en el mundo del wellness. A estas alturas, es probable que hayas escuchado que la gente lo ha estado inyectando, bebiendo y usando tópicamente por sus beneficios de belleza (piensa en: una tez de Jennifer Anniston). Pero ahora la multitud de personas que comen alimentos sanos están diciendo que el colágeno es el nuevo ingrediente "top" para aliviar las articulaciones adoloridas, mejorar la salud intestinal y mejorar el rendimiento atlético.

En una era de polvos aptos para sorbos (matcha y carbón activado), no es de extrañar que los suplementos de colágeno estén ahora disponibles en forma de polvos sin sabor. Y si puedes beberlo, es probable que los frikis de salud hayan mezclado una porción (dos cucharadas) de colágeno junto con: ¿Café? ¿Leche? ¿Batidos con colágeno? Y demás combinaciones.

¿Pero la ingesta de colágeno realmente hará una diferencia en tu salud? Hicimos algunas indagaciones.

A todo esto ¿Qué es exactamente el colágeno?

El colágeno es una proteína estructural que se encuentra en los tejidos conectivos de nuestro cuerpo, lo que significa que está en nuestra piel, cabello, músculos, huesos e incluso vasos sanguíneos, explica la dietista registrada Keri Gans, R.D.N. De hecho, el colágeno constituye aproximadamente el 30 % de la proteína estructural en el cuerpo, dice ella.

El colágeno está compuesto de aminoácidos, los componentes básicos de las proteínas, como la glicina, la prolina y la lisina, que son necesarios para reparar los músculos, los huesos y las articulaciones, y para apoyar el cabello y la piel saludables, explica la dietista registrada Mary Ellen Phipps, RDN , LD, propietaria de Milk & Honey Nutrition. Puedes pensar en el colágeno como el "pegamento" que mantiene todo unido, agrega.

Nuestros cuerpos producen naturalmente colágeno a partir de los aminoácidos y vitaminas y minerales (como la vitamina A, la vitamina C y el cobre) que ingerimos. (Además, los omnívoros consumen colágeno de proteínas animales como los lácteos, los huevos y la carne, dice Phipps).

Pero la producción de colágeno del cuerpo disminuye naturalmente a medida que envejecemos, de modo que a mediados de los años veinte, nuestros cuerpos no se reparan tan rápido como lo hacían antes, dice Phipps. ¡Sí, tan temprano! Nuestros niveles de colágeno disminuyen en alrededor del 1 % por año, dice Gans.

La disminución natural del colágeno no es gran cosa. Es natural, después de todo. Pero el colágeno constituye el 75 % de nuestra piel, según la Clínica Cleveland, por lo que no es de extrañar que a medida que disminuye nuestra producción de proteínas, nos encontramos con arrugas, flacidez e incluso celulitis. Algunos culpan a la disminución en la producción de colágeno por las articulaciones crujientes, el adelgazamiento del cartílago y la recuperación muscular más lenta, también.

 

Aquí es donde entran los suplementos de colágeno

El colágeno inyectable y tópico ha existido por un tiempo, pero se dirigen sólo a un área del cuerpo (por ejemplo, las arrugas en la frente). La nueva tendencia de los suplementos de colágeno sugiere que la ingesta de colágeno puede ayudar a mejorar la salud de los tejidos al mejorar la salud ósea, ayudar en la reparación muscular y apoyar la fortaleza del cabello y la piel.

Sin embargo, según los expertos, no es así como funciona. No hay investigaciones que sugieran que el colágeno que comemos se convierta automáticamente en colágeno en nuestros tejidos, explica Gans.

He aquí por qué: el colágeno es una proteína y las proteínas están formadas por aminoácidos. Entonces, cuando consumimos colágeno, las enzimas de nuestro tracto gastrointestinal descomponen el colágeno en esos aminoácidos, explica Gans. Y aunque la evidencia publicada en Biological and Pharmaceutical Bulletin sugiere que las cadenas de aminoácidos pueden llegar al torrente sanguíneo después de ingerir colágeno, eso no significa que terminen donde quieres que vayan, explica Phipps.

No puedes "entrenar" el suplemento para distribuirlo donde quieras, explica Phipps. Los aminoácidos se distribuyen por todo el cuerpo según las áreas que más los necesitan, como su corazón y su cerebro, dice Phipps. (Destaca que: no hay estudios que actualmente sugieran que notará cambios en su corazón o cerebro al tomar un batido de colágeno).

 

La verdad sobre los suplementos de colágeno

"Los estudios realizados sobre la ingestión oral de colágeno son limitados", dice Gans. Si bien, existe cierta evidencia de que beber colágeno puede mejorar tu piel, la investigación está limitada cuando se trata de afirmaciones de que el colágeno ayuda a promover la recuperación tras el ejercicio. Un pequeño estudio publicado en Current Medical Research and Opinion encontró que los suplementos de colágeno pueden ayudar a disminuir el dolor en las articulaciones entre los atletas universitarios. Eso es prometedor, pero dado que sólo se incluyeron 97 atletas en el estudio, los hallazgos no son definitivos. Otro estudio publicado en el Journal of American Dietetic Association sugiere que tomar suplementos de colágeno podría ayudar a la salud muscular magra. Pero es probable que experimentes el mismo beneficio consumiendo cualquier tipo de proteína, no específicamente proteína de colágeno, dice Gans.

Por último, si esperas que el colágeno pueda ayudarte con tus problemas gastrointestinales, no te hagas ilusiones. Aún no hay estudios sobre los efectos del colágeno en la salud intestinal.

 

¿Debo invertir en estos productos?

Si has revisado estos productos, probablemente hayas descubierto que el colágeno bebible no es barato. Muchas marcas cobran hasta $ 50 dólares por un suministro de un mes (más del doble de lo que cuesta un suministro de proteína en polvo al mes).

Dado el precio, será mejor que te centres en comer una dieta saludable y equilibrada que sea naturalmente rica en colágeno, dice Gans. Así que adelante, consume un poco de salmón, pollo o bistec, todos los cuales contienen altas cantidades de aminoácidos que tu cuerpo necesita para producir colágeno, dice ella.

Además, debido a que fumar, el alcohol y las quemaduras solares pueden afectar la producción natural de colágeno de tu cuerpo, Phipps recomienda dejar de fumar, reducir el alcohol y aplicar protector solar. Ojo: todos son más baratos que el polvo de colágeno.

Pero, si estás obligado y determinado a probar los suplementos de colágeno, ten en cuenta que, como todos los suplementos, el colágeno no está regulado de manera estricta por la FDA. Y algunos productos de colágeno han sido retirados del mercado debido a declaraciones falsas, según una declaración de 2017 publicada por la FDA. Por esa razón, Phipps recomienda consultar con un dietista o profesional de la salud para encontrar un suplemento de mayor calidad del cual se sepa que es más puro. También puedes revisar la etiqueta de tu polvo para asegurarte de que haya sido probado por un tercero como NSF International.

 

Artículo original aquí

Carrito

Subtotal: $ 0.00

Tu carrito está vacío